Consideran que una declinación del Presidente permitiría “oxigenar” el Frente de Todos y abrir el juego a otros candidatos. Cerca de la Vice aseguran que no será candidata y que la decisión del líder del PRO no modifica en nada su determinación.

Alberto Fernández debería tomar una decisión similar”. La frase se repite entre los interlocutores del kirchnerismo que esperan que el Presidente de la Nación también se baje de la carrera presidencial, como lo hizo Mauricio Macri.

La decisión del exmandatario y líder de la oposición, que comunicó el domingo pasado que no será candidato a presidente de cara a los comicios de 2023, revitalizó el reclamo de los sectores más duros K para que Alberto Fernández anuncie formalmente que no irá en busca de la reelección.

“Esperamos que se baje, lo venimos sosteniendo hace mucho tiempo, se habló con él en la reunión del PJ, los intendentes están de acuerdo al igual que los sindicatos. Su no candidatura facilitaría la competencia y permitiría dinamizar el espacio”, dijo un hombre cercano a Cristina Kirchner.

Para el kirchnerismo la decisión de Macri fue “inteligente”. Si bien dicen que decidió no competir porque su intención de voto es muy baja, sostienen que su determinación “ordena a su espacio político”. Y ahora esperan que Alberto Fernández haga lo mismo.

Según repiten varios dirigentes del oficialismo, que el jefe de Estado se baje de la pelea permitiría “oxigenar” el Frente de Todos abrir el juego a otros candidatos.

Para La Cámpora, las aspiraciones del jefe de Estado “bloquean” al Frente de Todos y no permiten que la interna sea dinámica. “Todavía somos competitivos, pero necesitamos que de un paso al costado. En este sentido, cerca de la Vicepresidenta insistieron en que no será candidata y que la decisión de Macri no modifica en nada su determinación.

“Se debería dar una interna, gane quien gane, pero sin Alberto Fernández”, agregan.

La presión para que Alberto se baje no proviene únicamente de La Cámpora. Gobernadoressindicalistas intendentes del Conurbano, tres de las patas más importantes del peronismo, también lo presionan para que comunique formalmente que no será postulante al sillón de Rivadavia.Pese a este contexto hostil, la Casa Rosada parece no modificar su agenda de trabajo, que en un gran porcentaje se presenta en clave electoral. La semana pasada, ya recuperado del problema de salud, el Presidente volvió a viajar al interior del país y reactivó la interna con una frase más que elocuente. “Antonio Cafiero solía decir que quien sueña solo, solo sueña. Pero quien sueña con otros puede cambiar el mundo ¿Saben lo que les pido, compañeros? No me dejen soñando solo con la utopía de la igualdad”, planteó el primer mandatario durante un acto en Mendoza.

Facebook Comments Box